top of page
Buscar
  • Gerardo Javier Garza Cabello

a pesar de mí




He de confesar que he amado más cuando menos he sido correspondido, que los amaneceres compartidos me han dejado mas gloria que el mismo sol que era observado, que pertenecí a quienes pudieron recorrer su camino de la mano de un amor más grande que el mismo universo, que cocinar para ella fue la experiencia más gratificante de lo que queda de mi vida, que la extraño un tanto más ahora que no está y a la vez no volvería en el tiempo a dónde no queda más que observar en ese firmamento, que lo perdí todo de una vez y cuando tuve más que suficiente no fue la felicidad que se decía, que me he sentido solo aunque muchas personas apostarían por mi como uno de sus más entrañables amigos, que todo lo que me ha hecho falta lo he tenido frente a mi y no lo he sabido tomar.


Tan difícil aceptar que prefiero la tristeza a la alegría, que encuentro una conexión mas humana en la desgracia que en el júbilo y en secreto siempre he querido dejarlo todo e irme de esta bendita ciudad, que experimenté una espiritualidad tan vasta que no pude conservar otra eternidad, que no hay persona que encuentre más bella que mi madre y toda mi vida he estado sufriendo un malestar ingrato por la imposibilidad de adorarla como ella lo merece, que mi papá es mi héroe y seguirá aunque me parta en dos saber que no le es suficiente todo lo que he podido ser, que aun así sé que ambos me admiran y aman, sin embargo jamás han comprendido porque he tomado los caminos que he decidido caminar, que increíblemente me volví a enamorar después de haber perdido al único amor de mi vida, que no supe apreciar que lleva la mirada más hermosa del mundo: una que solo me quiere ver a mí, que he sido descuidado al demostrarle que la amo de verdad, que soy miserable pero estoy lleno de amor, que igual que la mayoría solo quisiera encontrar felicidad y paz, que no he encontrado la manera de conservar ese perfecto estado.


Quisiera también escuchar la confesión de porqué no pudieron seguir amándome a pesar de mí, quisiera no saberme culpable, verdugo y juez por un jodido minuto, aunque fuese una mentira, solo quiero creerme un instante y olvidarme en mi suerte, saber que el destino jamás ha existido y solo es mi espíritu poeta que quiere llenar de emoción el hecho que la vida trascurre por tantos caminos y solo algunos se cruzan entre ellos, que no era Dios viéndome a los ojos, era solo yo estando contigo, quisiera dejar de romantizarlo todo, cada vez cuento castillos de arena más enormes y cada vez caen más rápido pues ya no tengo más paciencia.


Quisiera poder mirarte a los ojos y decirte que lucharé por ti como un loco, quisiera ser honesto al hacerlo, me cansé de mentir, no lo haré, no quiero espacio para nuevas emociones, que ya no quiero estar completamente solo, ni completamente acompañado, que la vida se ha encargado de quitarme las ganas de entregarlo todo, que ni siquiera sé si tengo aun algo para entregar, que solo me quedan las ganas de llegar a la adultez siendo ejemplo, ejemplo de algo, de lo que sea ya nisiquiera importa, que al menos quieran seguir contando conmigo cuando escuchen de otras bocas mis historias, que cuando me conozcan por vidas en las que no estuvieron sepan que al menos en todas tuve la voluntad de ser feliz, que mi forma de amar es muy hermosa aunque breve, que hice a alguien inmensamente feliz y que tuve que aprender a vivir mi vida a pesar de mí, siempre a pesar de mí.

Comments


bottom of page